Gama Grands Cépages

La gama Grands Cépages es la selección insignia de nuestra Casa, estos champagnes monovarietales inmortalizan nuestro estilo de elaboración con las variedades de uva por las que son famosos el Baron-Fuenté y la región de Champagne. Estas cosechas excepcionales están llenas de autenticidad y complacerán todos sus sentidos.

El Chardonnay es una de las dos variedades de uva emblemáticas de la Casa Baron-Fuenté. Seduce al principio con sus delicados aromas florales y minerales, luego, una vez vinificado y envejecido durante muchos años en perfectas condiciones de almacenamiento, por su extrema finura y complejidad. Una cúpula para los grandes momentos.

El Pinot Meunier es la variedad de uva emblemática de nuestra Casa y de su terroir, el Vallée de la Marne. Por desgracia, a menudo se deja de lado en el champagne porque es difícil de trabajar, sobre todo para las cosechas de larga duración. Sin embargo, cuando su cultivo y vinificación están perfectamente dominados, obtenemos un fabuloso Grands Cépages Meunier. Como «estándar» no forma parte de nuestro vocabulario, hemos dejado que se exprese libremente durante 8 hermosos años en nuestra bodega, sin artificios, sin dosis. Una cúpula para los grandes momentos.

Gama Grands
Cépages

La gama Grands Cépages es la selección insignia de nuestra Casa, estos champagnes monovarietales inmortalizan nuestro estilo de elaboración con las variedades de uva por las que son famosos el Baron-Fuenté y la región de Champagne. Estas cosechas excepcionales están llenas de autenticidad y complacerán todos sus sentidos.

El Chardonnay es una de las dos variedades de uva emblemáticas de la Casa Baron-Fuenté. Seduce al principio con sus delicados aromas florales y minerales, luego, una vez vinificado y envejecido durante muchos años en perfectas condiciones de almacenamiento, por su extrema finura y complejidad. Una cúpula para los grandes momentos.

El Pinot Meunier es la variedad de uva emblemática de nuestra Casa y de su terroir, el Vallée de la Marne. Por desgracia, a menudo se deja de lado en el champagne porque es difícil de trabajar, sobre todo para las cosechas de larga duración. Sin embargo, cuando su cultivo y vinificación están perfectamente dominados, obtenemos un fabuloso Grands Cépages Meunier. Como «estándar» no forma parte de nuestro vocabulario, hemos dejado que se exprese libremente durante 8 hermosos años en nuestra bodega, sin artificios, sin dosis. Una cúpula para los grandes momentos.